Recordemos los viejos tiempos, algunas obras clásicas que incluso hoy día nos pueden proporcionar grandes vicios.

Bubble Bobble: Como todos los juegos que comentaremos hoy, es un Arcade, en este caso de plataformas aparecido en el año 86. Podemos manejar a Bub y Bob, dos dragones (o algo parecido) que deben luchar a través de 100 niveles para rescatar a sus novias, humanas por cierto, del terrible villano Super Drunk, que significa Super Borracho (LOL). El juego consiste en lanzar burbujas para capturar a los enemigos, y una vez dentro explotarlas para vencerlos. La dificultad va subiendo exponencialmente.

Rainbow Island: Continuación directa de Bubble Bobble aparecida en el año 87, ahora Bub y Bob han recuperado su forma humana y un dragón gigante conocido como “Boss of Dark Shadow” convierte a los habitantes del archipiélago Rainbows Islands en dragones burbuja y los encierra, para que se conviertan en sus seguidores. Bubby y Bobby (que son los nombres humanos de Bub y Bob) tendrán que derrotar al gran dragón y devolver a las víctimas a su forma humana. El juego consta de 10 islas, cada una de 4 niveles, además las 3 últimas son secretas y solo serán desbloqueadas al obtener los 7 diamantes gigantes que se esconden en cada nivel.


New Zealand Story
: Tiki vive en un zoo de Nueva Zelanda con sus amigos y su novia Phee-Phee, hasta que un día aparece una malvada foca leopardo y rapta a todos sus camaradas, pero Tiki escapa y su objetivo ahora es encontrar a su novia y amigos. Es un plataformas desarrollado por Taito en el 88 para Arcade y que posteriormente tuvo sus consecuentes ports para las versiones de consola.