Impresiones y Análisis de Child of Light

Child of Light

Nuestra protagonista es Aurora, princesa de un reino de Austria. Su madre acaba de fallecer por sorpresa y su padre se casa con otra “señora”. Un día, Aurora cae muy enferma y también fallece, su padre presa de la tristeza también cae enfermo y deja de lado sus funciones como rey (que alguna tendrá, digo yo, es lo que nos plantean xD). Pues ahora despierta en un altar, en lo que parece otro mundo, mucho más oscuro, con muchos seres o animales agresivos. Según avanzamos a los minutos de empezar a jugar, nos hacemos amiga de una luciérnaga (es un elemental de luz, pero se empeñan en llamarlo luciérnaga, que ni se parece a ello), esta nos ayuda a completar puzles y en las batallas, pues estamos dentro de un RPG por turnos. Esta luciérnaga dice que la Dama del Bosque nos está buscando, el camino nos lleva a conseguir nuestra primera y única arma, un espadón desproporcionado para Aurora y que a Aurora le cuesta manejar. Tras varias batallas y algún puzle, encontramos a la Dama del lago, donde nos nuestra única misión: conseguir el sol, la luna y las estrellas para poder devolver la luz a Lemuria (es el reino donde ha despertado aurora), que están escondidos por algún sitio del reino. Acto seguido nos dan uno de esos objetos, las estrellas, que nos permite volar por todo el mapa. Y aquí comienza el juego, lleno de puzles, batallas por turnos, compañeros de viaje y giros de guion inesperados.

Hacía mucho tiempo que quería jugar a este juego, me hablaron de él como un juego RPG por turnos indie, y fui de cabeza a mirarlo, y vi la demo en Steam, procedí a descargarla, ¿y cuál fue mi sorpresa? ¡Este juego de indie no tiene nada! El juego es de Ubisoft y el motor gráfico es el del Rayman Legends, solo que están aprovechando el motor para hacer otros juegos. Pero en todo esto hay una cosa innegable, el juego es muy bonito, unos efectos de cabellera al viento preciosos y unos escenarios que parece que estén hechos a mano que enamoran. Tras probar la demo, me quede con ganas de más, así que dije: faltan 2 semanas para las rebajas de Steam, ahí caerá. Al ver el descuento que ofrecía Steam, que no me pareció muy bueno, lo cogí para la plataforma Master Race: ¡LA WII U! gracias al descuento por haberme comprado varios juegos en la Eshop de Nintendo, el juego me salió prácticamente gratis.

Al juego le di muchas horas del tirón, según Wii U, le he dado 30horas. En esas 30 horas, me he pasado el juego en normal, me lo he pasado en normal con el nuevo juego+ y he dejado una partida a medias en difícil+. El juego es fácil y cortito, la cosa más difícil que me he encontrado en el juego en todas las dificultades es: El convencer a mi señora, jugadora casual, de un nivel medio en varios juegos, de que jugar con el Wii mote llevando la luciérnaga era muy divertido y que nos íbamos a reír mucho. No lo conseguí, y ya deje de intentarlo por si acabo durmiendo en el sofá una temporada. Y la comprendo, mientras yo me lo estoy pasando genial llevando a los personajes, eligiendo las habilidades, los cambios, ataques, el camino a seguir… ella tiene que conformarse con darles a los enemigos para ralentizarles, darle nuestros personajes para curarles, y de vez en cuando abrir un cofre… Que divertido vamos. Para mí eso es lo más difícil del juego, convencer a otra persona que jugar con la luciérnaga es muy divertido.

A lo largo de la historia nos vamos encontrando a compañeros que nos acompañaran en la trama, y no todos son obligatorios conseguir. Yo, el juego la primera vez me lo pase y me olvide a 3 personajes por el camino, pude pasármelo igual sin problemas.  Comparándolos con otros RPG, destacaría que las batallas, son 2 personajes contra 3 enemigos como máximo, y ninguna de las batallas nos obliga a llevar una combinación de personajes para poder seguir. De personajes tenemos desde un tanque, pasando por curandero o por magos rojos (estados alterados). El sistema de batalla y de leveo me recordó al Final Fantasy X, hay un tablero donde tenemos que ir progresando el personaje paso a paso por donde más nos convenga, y también se puede cambiar los personajes en medio del combate y así cambiar rápidamente de estrategia, incluidos algún compañero muerto. Sin salir del tema de los combates, este juego tiene una peculiar manera de desarrollar el combate, hay una barra dividida en dos partes, un 75% de la barra es espera y el otro trozo es lanzar, cuando empieza el combate la foto de los personajes y enemigos corre de izquierda a derecha y justo cuando llega a lanzar te permite elegir que acción hacer, y cuando llega al final de lanzar usa esa habilidad. También si atacan a nuestro personaje mientras esta en la zona de lanzar nuestro personaje será retrasado a casi al principio de la barra de espera, cancelando y teniendo que volver a elegir las opciones. Esto último también puede aplicarse en los enemigos.

Child of Light 2

El apartado visual es muy bonito, parece un mundo 2D pero con muchos efectos 3D. Las animaciones están muy logradas. Es una cosa que voy a recordar durante mucho tiempo.

El juego a mi parecer tiene muy pocas misiones secundarias, gran parte de ellas nos topamos con ellas, y la mayoría se resuelven unos pasos adelante. No tienen gran dificultad y soy muy muy breves. Me sentí el recadero de la gente durante un momento.

También me gustaría destacar los Oculi. Son gemas, que las podemos ir mezclando para sacar gemas mejores y luego con ellas podemos chetar bien a nuestros personajes. Sin darnos cuenta en un momento conseguimos una cantidad ingente de gemas que mezclaremos en nada, tiene un funcionamiento muy sencillo. Mezclas tres gemas y te sale una.

Child of Light 3

La conclusión que puedo sacar del juego es que es bueno, muy bonito, la OST ni me he fijado la verdad, y cortito con una buena historia que contar. Yo recomendaría este juego a alguien que le gusten los RPG por turnos, tipo Final Fantasy por ejemplo. Llegados a ciertas alturas del juego puede llegar a ser muy rallante los combates, pero puedo decir que hasta la tercera ronda del juego no me ha empezado a agobiar hasta dejarlo.

Acerca de Gintoky

De pequeño me caí en una marmita llena de videojuegos y de animes, ahora de mayor aun sufro un sus efectos constantemente, no puedo pensar en otra cosa. Esto no paso en la Galia ni con el Julio Cesar, y si, tengo algún amigo bajo con alas a veces.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario