The Cabin in the Woods

The Cabin in the Woods


“Let’s get this party started!”

Hay personas que nacen para fabricar amor, y Joss Whedon es una de ellas. Este tío es un fucker de la ciencia ficción y la fantasía. Ha hecho Firefly y Serenity, Los Vengadores, Dr. Horrible’s Sing-Along Blog, Buffy (¡Seriaca, joder!), ahora está preparando la serie sobre S.H.I.E.L.D. y, si mal no recuerdo, ya tenía terminado el borrador de Los Vengadores 2: Thanos onfayer. Está jodidamente loco, no puede parar de crear, y yo que me alegro. Un amiguete suyo es Drew Goddard, el guionista de Monstruoso, peli divertida donde las haya. Un buen día, estos dos señores estaban hablando sobre sus pelis favoritas de terror y lo mucho que les gustaría hacer un homenaje a este tipo de cine, así que se pusieron a ello, sin más. Y que Dios bendiga esa conversación, pues de ella surgió The Cabin in the Woods. Whedon escribe y Goddard dirige.

Empieza y lo primero que vemos es a dos hombres, de unos cincuenta años, hablando despreocupadamente sobre los problemas matrimoniales de uno de ellos. Trabajan en una especie de instalaciones enormes cuya finalidad parece tener más importancia de la que este par de maduritos le dan. Y mientras avanzan en un cochecito eléctrico hacia la cámara… PUM! THE CABIN IN THE WOODS. Ocupando toda la pantalla. En rojo, en mayúsculas. Y entonces, sin saber por qué, sin avisar, mientras te preguntas quien narices eran esos dos tipos, nos presentan a cinco universitarios estándar, pero no tanto. Porque esta peli será de todo, pero nunca normal.

The Cabin in the Woods (2)

Tenemos a Chris Hemsworth, también conocido como Thor, haciendo de macho alfa cachas, solo que no, porque el tío es licenciado en sociología y además muy majo. La novia de Thor, que hace de rubia tonta, solo que no, porque tiene personalidad (lo juro) y está en la universidad dándolo todo. Luego tenemos a los dos personajes sosos de siempre elegidos para ser los protas: una pelirroja empollona e inocente muy aburrida, y el típico moreno guapete e inteligente que juega a fútbol. Meh. Y tras ellos, reservándolo para el final, llega un coche hasta arriba de humo en el interior del cual está el mejor puto personaje de la peli, ¡Marty! Un porreta obsesionado con las teorías conspiratorias que es gracioso solo con decir una palabra. Y además tiene una pipa que se convierte en un termo, hay que amarle. El caso es que este simpático grupito de jóvenes se van a pasar el fin de semana a una cabaña en el bosque, a priori una idea cojonuda, aunque la realidad es que están muy jodidos.

Pues bien, ¿qué es lo que mejor se le da a Whedon? Los personajes, incluso por encima de la historia. Por eso Firefly y Los Vengadores son tan geniales. Este hombre sería capaz de levantar una película en torno a dos personas hablando en una habitación cerrada y que resultara interesante (ya lo hará, ya). Y aquí no iba a ser menos, porque otra cosa no, pero hacer una peli de terror sobre una casa maldita es, a día de hoy, una de las cosas más aburridas que se puedan imaginar. ¿Por qué? Pues porque no eres ni Sam Raimi, ni estamos en los 80, pero sobre todo porque sabes que van a llegar a la casa, se van a emborrachar, uno se va a dar una vuelta por el campo y va a morir sin que nadie se entere, los demás encontrarán el cadáver tarde o temprano y entonces cundirá el pánico. Cliché tras cliché. Whedon sabe todo esto, así que ha escrito unos diálogos interesantes y divertidos, con mucho humor, intercalando escenas en la cabaña con otras donde vemos a los dos señores de antes trabajando (por cierto, un trabajo muy misterioso que consiste en vigilar la cabaña donde ciertos jovenzuelos se han ido de vacaciones), haciendo que no quieras perderte nada.

The Cabin in the Woods (3)

Hasta ahora, The Cabin in the Woods no es más que un slasher típico, con un puñado de gilijóvenes en peligro de extinción y la dosis perfecta de sangre, muerte y crueldad por parte de los malos. Todo muy bien envuelto. Si la peli fuera simplemente esto, quedaría algo muy decente, sin más. Pero no, hay que innovar, hay que transgredir las normas del genero y crear algo grande. Tenemos un primera hora de tópicos divertidísimos (sí, Whedon y Goddard saben convertir lo típico en disfrute), con algunos momentos realmente geniales por raros (como cierta escena con una cabeza de lobo u otra relacionada con un heroico salto en moto), pero nunca tan geniales como los que están por venir. Y lo que viene es, a mi modo de ver, uno de los mejores finales que recuerdo.

Cuando todo parece haber terminado te das cuenta de que algo no encaja. Ha pasado todo muy rápido y faltan explicaciones. Whedon no nos haría esto, joder. Entonces hay un giro argumental putamente genial y el tono del film cambia de una manera brutal en la última media hora. Aquí es cuando surge el amor. La historia desemboca en un caramelo, es un bollito de dulce de leche, en tu puto pastel favorito. Nunca tuvo tanto sentido decir “Let’s get this party started!” como ahora, cuando te van a dar todo lo que pidas. Resulta grandioso cómo consiguen desatar el caos en la pantalla y que encima te lo creas aunque nada tenga sentido. No puedes dejar de mirar, porque cada segundo vale oro.

The Cabin in the Woods (4)

Solo por este clímax final vale la pena The Cabin in the Woods, pero esto no significa que toda la hora anterior no sea magnífica como peli de terror de manual. Me parece una cinta tan redonda porque tocando tantísimos palos y géneros consigue salir airosa de prácticamente cualquier escena. Y todo esto es gracias a un guion muy bien llevado, con las dosis perfectas de humor y terror, y a unos personajes realmente interesantes interpretados por actores casi desconocidos, pero con química entre ellos. Es decir, realmente parecen amigos de toda la vida, igual que los señores misteriosos parecen verdaderos compañeros de trabajo. En resumen, una cantidad tan enorme de aciertos no puede dar como resultado otra cosa que no sea un éxito, y esta peli lo es. Solo lamento no haberla podido ver en el cine gracias a nuestras queridas distribuidoras. Por lo demás, una cinta imprescindible a la mínima que te mole el género.

Esta entrada es una colaboración realizada por Raul Nicora a través de la sección de contacto. Ademas, puntualiza que esta película únicamente esta disponible en versión original subtitulada, y no ha sido publicada ni doblada en castellano.

¡Muchas Gracias!

Acerca de HothFactory

Música, cine, series y videojuegos en forma de podcast.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario